Por qué no nos entendemos aunque hablamos el mismo idioma.

El error más común que cometes a la hora de comunicarte y del que nadie te ha hablado.

img_como_evitar_discusiones_con_la_parejaTe has pasado quizá más de dos horas tratando de explicarle a la otra persona porque no te gusta tal o cual cosa con la finalidad de que no lo vuelva a hacer, sin embargo al poco tiempo otra vez están viviendo la misma situación. Ya no sabes que hacer, te sientes frustrada, no entiendes por qué a pesar de que hablan el mismo idioma no logran comprenderse.

En el artículo de hoy te explico, cuál es el error que estás cometiendo a la hora de comunicarte y cómo puedes evitarlo.

Este es un problema de comunicación bastante común sobre todo en las relaciones de parejas, porque creemos erróneamente que las demás personas ven y entienden el mundo de la misma forma en que nosotros.

Lo que no sabemos es que cada persona tiene su propia representación de la realidad, de acuerdo a sus creencias, recuerdos, cultura y tradiciones, además de sus sentidos predominantes.

Todos construimos nuestro mundo por medio del significado que le damos a las palabras y frases que utilizamos, pudiendo reconocer y ser conscientes de que cualquier cosa que decimos para uno puede ser una cosa y para otros, otra.

Para que quede más claro, imagínate que vas de visita a una ciudad que no conoces, para ubicarte y encontrar el lugar hacia dónde vas, buscas un mapa de la ciudad. Si te das cuenta, el mapa aquí no es el territorio, es tan solo una representación de la ciudad.

Lo mismo sucede con nosotros al momento de comunicarnos, lo que hacemos es recurrir a nuestro propio mapa mental para comprender lo que nos están diciendo, que no siempre es lo que el otro está expresando.

Por ejemplo, si ahora mismo te digo: Imagina que tienes una mesa delante de ti. ¿Podrías describirme cómo es esa mesa? Si me preguntas a mí, la mesa que viene a mi mente es una cuadrada, sencilla, de tabla, de color café oscuro, similar a la que nos enseñan en la escuela cuando estamos aprendiendo a escribir. Ahora, si te pido que me describas la tuya, probablemente tu mesa no será igual a mi mesa, aunque estamos hablando de la misma cosa.

Por otro lado, nosotros percibimos la realidad que nos rodea de tres formas distintas: visual, auditiva y kinestésica. Es decir, desde lo que vemos, oímos o sentimos. Y siempre hay uno que predomina más que el otro, razón por la que un mismo evento puede ser captado de diferentes maneras.

Por ejemplo, imagínate la siguiente escena:

Llega el esposo a casa después de trabajar todo el día y quiere sentirse cómodo, va a la sala se quita los zapatos, enciende un cigarrillo, coge una cerveza y el periódico y se acomoda en su sillón.

Luego entra la esposa. Ella también ha trabajado todo el día limpiando la casa para que esté reluciente, además lo ha hecho como una manera de demostrar respeto hacia su marido. Ella ve las cosas de él desparramadas por el salón y se siente mal.

Ella le reclama y él se queja: “No me das suficiente espacio para sentirme cómodo. Es mi casa y quiero sentirme cómodo”. Y entonces ella le dice “Eres tan desordenado. Dejas todas tus cosas tiradas y reina el desorden, y cuando todo esta así de desordenado, sé que no sientes ningún respeto hacia mí”.

¿Crees que alguno de los dos entendió la molestia del otro? Por supuesto que no. ¿Por qué? Porque tienen dos formas diferentes de percibir la realidad que los rodea. El esposo lo hace de forma kinestésica, mientras que su esposa de forma visual.

Si analizas nuevamente el texto, podrás darte cuenta que el esposo lo que quería era “sentirse cómodo” y cuando se queja, dice: “No me das suficiente espacio para sentirme cómodo. Es mi casa y quiero sentirme cómodo”.

Mientras que la esposa, con tan solo ver el desastre que ha hecho su marido se siente mal y dice “Eres tan desordenado. Dejas todas tus cosas tiradas…, y cuando todo está así de desordenado, sé que no sientes ningún respeto hacia mí”.

Entonces cómo se soluciona este problema de comunicación:

  • Aprendiendo a comprender desde que forma percibe el otro la realidad.

Para distinguir si una persona es visual, auditivo o kinestésico, puedes guiarte de la siguiente manera:

  • Una persona visual cuando habla tiene su postura algo rígida, tiene tendencia a mover los ojos hacia arriba, su respiración es superficial y rápida, usa palabras visuales como: ve, mira, observa.
  • Una persona auditiva, en cambio, tiene su postura relajada, el movimiento de sus ojos mientras habla son hacia la izquierda y derecha, usa palabras auditivas como: ve, escucha, platícame.
  • Mientras que una persona kinestésica tiene una postura muy relajada, su respiración es profunda y amplia, mientras habla mueve sus ojos hacia el lado inferior derecho y usa palabras como: siente, huele, saborea, atiende.
  • Háblale en su mismo idioma.

Una vez que has descubierto cuál es su forma predominante, háblale en su propio idioma.

Por ejemplo, retomando el caso anterior. Si la esposa hubiese sabido que su esposo es kinestésico lo que podría haber hecho para expresarle su disgusto, es decirle: “¿Recuerdas aquella vez en que te metiste a la cama mientras yo estaba viendo la televisión y comiendo galletas ahí mismo, y sentiste todas esas migas por las sábanas y toda tu piel y no te gustó? Bueno, pues es lo mismo que yo experimento cuando entro a la sala y veo todas tus cosas tiradas”.

Solo así él podría comprenderle a ella, porque lo estaría llevando a sentir lo mismo que el sintió en aquel momento, ya que su lado predominante es kinestésico y ahí sí estarían hablando en el mismo idioma.

Si aplicas esta técnica no solo podrás evitarte malos entendidos e incomprensiones, sino que también lograrás acercarte más a tu pareja, si es que ese fuera el caso, o hacia las personas con quienes quieres relacionarte de mejor manera.

Ahora te toca a ti: ¿Qué piensas acerca de esta técnica? ¿Te gustaría utilizarla? ¿Puedes darte cuenta de cuál es tu propia forma de percibir la realidad? Me encantará saber lo que opinas, déjame tus comentarios aquí debajo.

Con cariño,

Recupera tu Poder

Acerca de Vicky Villa

cropped-Vicky-Villa.jpgAyudo a mujeres cansadas e insatisfechas de la vida que están deseosas de impulsar un gran cambio.

A través de mi experiencia y estrategias poderosas que he aplicado en mi propia vida, te ayudo a recuperar la confianza y seguridad en ti misma, mientras te enseño a descubrir y desarrollar al máximo el potencial que existe en tu interior para crear la vida de amor, libertad y prosperidad que siempre has deseado. Descubre cómo puedo ayudarte, aquí.

 

¿Te Gustó Este Artículo?
¡No te pierdas el próximo! Recíbelo gratis, directamente en tu correo. Apúntate aquí.
Compártelo:

Artículos relacionados que te pueden interesar...

2 Responses

  1. Adriana dice:

    Clarísimo, muy bueno para reflexionar y llevar a la práctica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *