¡Es hora de que te LEVANTES!

popi el alpinista

Muchas personas a estas alturas ya han dejado de lado sus aspiraciones y resoluciones que hicieron para este año, se han dejado llevar por el día a día, por los obstáculos que se les han presentado, han perdido el enfoque y el entusiasmo porque no logran ver los resultados que desean.

Hoy mi invitación es a que te levantes, recuperes el enfoque y sigas haciendo hasta lo imposible para ver tus sueños hechos realidad, porque solo el que persevera alcanza.

Una de las herramientas poderosas que a mi me encanta usar, y mucho más si estoy decaída, es la gratitud, porque tiene un poder increíble no solo para levantarnos el ánimo, sino también para ayudarnos a lograr lo que deseamos, porque nos permite enfocarnos en todo lo bueno que nos sucede, que con el día a día solemos olvidarlo.

Y ahora justamente que estamos por terminar este mes, es un buen momento para que te sientes, tomes una hoja de papel y anotes 10 cosas positivas y bonitas que te han sucedido a lo largo de este mes. Notarás como con tan solo hacer algo tan sencillo como esto, tu estado de ánimo cambia por completo. Estarás más feliz y con nuevas energías, pero eso sí, cuando escribas cada una de estas bendiciones recibidas, hazlo sintiendo un profundo agradecimiento por cada una de ellas.

Hay cuantas cosas bonitas que la vida nos da para agradecer. Algo que también te recomiendo que hagas ahora mismo, es agradecer profundamente por todo aquello que deseas obtener como si ya lo hubieses obtenido, si haces esto a diario con una profunda convicción de que ya es parte de tu vida, inevitablemente así será. Prúebalo y luego me cuentas 🙂

Y para que te animes aún más, quiero compartir un cuento contigo, léelo y reflexiona sobre cómo se relaciona todo lo que dice este cuento con tu vida misma, qué coincidencias encuentras, y si deseas compártelas conmigo.

POPI EL ALPINISTA

Popi el alpinista era famoso por sus intentos de escalar la gran montaña nevada. Lo había intentado al menos treinta veces, pero siempre había fracasado. Comenzaba la ascensión a buen ritmo, con la vista puesta en la nieve de la cima, pensando en la maravillosa vista y aquel sentimiento de libertad.

Pero a medida que las fuerzas le fallaban, bajaba los ojos y miraba más a menudo sus desgastadas botas. Y finalmente, cuando las nubes lo rodeaban y comprendía que ese día no podría disfrutar de la vista, se sentaba a descansar, aliviado, para comenzar el descenso de vuelta al pueblo, pensando en las bromas que tendría que volver a soportar.

Una de aquellas veces subió acompañado por el viejo Chisco, el óptico del pueblo, que fue testigo del fracaso. Fue el propio Chisco quien más lo animó a Popi para volver a intentarlo, y le regaló unas gafas oscuras especiales. Si comienza a nublarse, ponte estas gafas, y si comienza a dolerte los pies, póntelas también, son especiales, te ayudarán.

Popi guardó el regalo sin darle importancia, pero cuando volvieron a dolerle los pies lo recordó y se puso las gafas. El dolor era muy molesto, pero a través de los cristales podía seguir viendo la cumbre nevada, así que siguió avanzando.

Como casi siempre, la mala suerte volvía a aparecer en forma de nubes, pero esta vez eran tan ligeras que podía seguir viendo la cumbre a través de las nubes. Así siguió Popi escalando, dejó atrás las nubes, olvidó sus dolores, y llegó al fin a la cima, merecía la pena.

Su sensación de triunfo fue incomparable, casi tanto como aquella maravillosa vista custodiada por el silencio y con la montaña rodeada de un inmenso mar de nubes. Popi no recordaba que fueran tan espesas, entonces, miró las gafas cuidadosamente, y lo comprendió todo, Chisco había grabado una difusa imagen en los cristales, con la forma de la cumbre nevada, que solo podía percibirse al dirigir los ojos hacia arriba.

Chisco había comprendido que en cuanto Popi perdía de vista su objetivo, se dejaba llevar y perdía la ilusión por seguir subiendo. Comprendió entonces que el único obstáculo para llegar a la cima había sido su desánimo, el dejar que la imagen de la montaña desapareciera entre los problemas, y agradeció a Chisco que mediante un engaño le hubiera hecho ver que sus objetivos no eran imposibles, y que nunca se habían movido de su sitio.

Este cuento es muy motivador, y nos muestra cómo nos dejamos llevar por los obstáculos que atravesamos en nuestra vida haciéndonos perder de vista nuestros objetivos, sin embargo si seguimos intentando sin desfallecer lo vamos a lograr.

Así que ánimos, sigue adelante, concéntrate en el resultado final que obtendrás una vez alcanzada tu meta y si te caes vuelve a intentarlo, levántate las veces que sean necesarias.

Siempre mantén presente los motivos por los cuales deseas lograr lo que quieres, eso te permitirá estar siempre de pie.

Te deseo un excelente mes de abril, que está por llegar ya mismo ;), y que pronto empieces a ver los resultados que tanto deseas en tu vida.

Con cariño,

Recupera tu Poder

 

 

¿Quieres publicar mis artículos en tu boletín, blog o sitio web? Puedes hacerlo si incluyes el siguiente texto completo en él…

Sobre la autora:

Vicky Villa ayuda a mujeres cansadas e insatisfechas de la vida que tienen y están deseosas de impulsar un gran cambio. A través de su experiencia y estrategias poderosas que ha aplicado en su propia vida, les enseña a transformar su relación con ellas mismas, reconocer lo valiosas que son y recuperar la confianza para lograr sus sueños.

Si quieres crear una vida de paz, seguridad, libertad y amor, visita http://www.vickyvilla.com y suscríbete al boletín para recibir más tips y estrategias GRATIS.

¿Te Gustó Este Artículo?
¡No te pierdas el próximo! Recíbelo gratis, directamente en tu correo. Apúntate aquí.
Compártelo:

Artículos relacionados que te pueden interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *