Cómo romper el círculo vicioso de hablar de tus problemas.

rompe el circulo de hablar de nuestros problemasHace unos días publiqué en Facebook una frase que decía:

“Hablar de nuestros problemas todo el tiempo es la más grande adicción. Rompe el hábito. Comparte tus alegrías”.

Al parecer esta frase llamo la atención de algunas personas, hubo alguien que me preguntaba “¿cómo?”,  otra persona decía “pero siempre es bueno desahogarse…”, lo cual llamó ahora mi atención.

Estamos tan acostumbrados a hablar más de las cosas malas que nos suceden que se nos hace raro tener que hablar de lo bueno. Además creemos que contándoles a otros lo que nos pasa, todo se va a solucionar, cuando en realidad sucede lo contrario.

Mientras más veces hablemos de lo mal que la estamos pasando, más tiempo demoraremos en salir de allí, porque todo aquello a lo que le damos nuestra atención, energía y enfoque se expande, se hace más grande, sea esto positivo o negativo.

Te pongo un ejemplo: supongamos que te acaba de suceder algo desagradable, te encuentras con alguien y se lo cuentas, la reacción de esa persona es de “hay pobrecita” “que mal” “que pena” etc…, luego te ves con otra persona, te pregunta cómo estás y vuelves a contarle lo que te pasó; luego llega o ves a otra y haces lo mismo, y así con cada persona que te encuentras.

Después de estar repite y repite la misma historia ¿cómo crees que vas a sentirte? Estoy segura que mal, porque has estado reviviendo una y otra vez aquello que te sucedió, y en vez de superar ese momento, todo sigue empeorando, te siguen pasando más y más cosas negativas.

Si en vez de darle tu atención, energía y enfoque a las cosas negativas, se lo dieras a lo positivo, todo cambiaría.

Ahora, tal vez me puedas decir, “pero si en mi vida no hay nada bueno” o “pero como voy a hablar de lo bueno, si lo que estoy es mal”. Lo comprendo, pero lo que pasa es que por estar enfocada en lo negativo no puedes darte cuenta de las cosas buenas que están sucediendo a tu alrededor y de las cuales te estás perdiendo.

Además tu mente y tu cuerpo reaccionan de acuerdo a las emociones que tú emitas, y ¿cómo emites tus emociones?, a través de tu lenguaje sea hablado o pensado.

Hagamos la prueba con este ejercicio.

Lee en voz alta el siguiente texto y observa cómo te vas sintiendo mientras lo lees:

“He perdido la ilusión, ya no tengo esperanza. Nadie me entiende. Y lo peor es que nunca voy a poder cambiar. Soy un desastre. Estoy angustiada. Me siento abandonada. Estoy pasando un mal momento y seguro que todo va a empeorar. Me tengo que resignar, nunca seré feliz, no hay salida”.

¿Qué tal?, ¿Cómo te sientes después de haberlo leído? Estoy segura que tu estado de ánimo y la postura de tu cuerpo ha cambiado, te has sentido más o menos como lo que leíste y además sin voluntad para actuar.

Es así como tus emociones dirigen tu vida, pero todo eso puede cambiar si empiezas a ser tú quien tiene el control de cómo quieres sentirte.

¿Y cómo rompes el círculo vicioso que hasta hoy te ha tenido atrapada en un mundo negativo?

Empezando a hacer lo siguiente, a partir de ahora:

  1. Elige bien a las personas a quienes le cuentas lo que te pasa.

Es verdad que todos tenemos nuestros momentos malos y de vez en cuando necesitamos desahogarnos, pero no puedes ir por la vida contándole a todo el mundo tus problemas.

Si necesitas contarle a alguien, hazlo con una persona que te levante el ánimo, que pueda brindarte su apoyo y que te ayude a encontrar una solución, no que te deje más abajo de donde estás.

Ahora mismo haz una lista de las personas a quienes puedes recurrir en momentos de dificultad y en las que tú sabes que puedes encontrar apoyo.

  1. Rodéate de gente positiva.

Cambia tu círculo de amistades si es necesario y empieza a rodearte de personas positivas, que les guste crecer, superarse, que sean alegres.

Aléjate definitivamente o trata de pasar el menor tiempo posible con aquellas personas que les gusta quejarse, estar con ellos no te ayuda para nada, lo único que hacen es drenar tu energía y contagiarte de su mala vibra.

  1. Cambia tu diálogo interno, tu forma de hablar, las palabras que usas.

Primero toma consciencia de las palabras que más usas en tu día a día.

  • ¿Cuáles son las expresiones que te definen?
  • ¿Qué palabras usas para definir tu vida, tus relaciones, tu trabajo?

Cuando de forma consciente te paras a pensar y analizar las palabras que más repites a diario, si son positivas o expresan negatividad, y luego observas lo que está pasando en tu vida, te das cuenta de la estrecha relación que existe entre lo que dices y lo que te está ocurriendo.

Una vez que has hecho consciencia de tus palabras:

√ Aprende a decir lo mismo pero de forma positiva.

Por ejemplo, si quieres hablar acerca de la aprobación de un examen, una forma negativa de decirlo sería: “Tienes alguna posibilidad de suspender el examen”

En cambio, una forma positiva de hablar de lo mismo sería: “Tienes muchas posibilidades de aprobar el examen”

√ Aprende a des identificarte de la situación que estás viviendo.

No es lo mismo decir “soy impaciente”; que “estoy siendo impaciente” o “a veces pierdo la paciencia”.

La primera habla de algo que es y que no se puede cambiar; mientras que las siguientes dejan abierta la posibilidad de mejorar. Y mejor aún si le agregas las palabras: “hasta ahora” o “por el momento”

Por ejemplo, “hasta ahora he sido impaciente”.

√ Trata siempre de hablar desde el cómo quieres sentirte.

Si estás triste, pero quieres estar bien, una forma de decirlo sería: “he tenido unos días difíciles, pero todo está mejorando”.

En un principio, te podrá sonar falso y hasta raro hablar de esta manera, pero si te mantienes y lo haces a diario, terminará haciéndose realidad lo que estás diciendo. ¡Haz la prueba!

  1. Agradece todo lo que hay en tu vida.

Esta es la mejor técnica o herramienta que puedes tener para cambiar cualquier situación que estés viviendo y sobre todo para romper con el mal hábito de enfocarte en tus problemas.

Cuando empezamos a agradecer por cada cosa que hay en nuestra vida, nuestra energía y enfoque cambia, nos sentimos más felices, empezamos a emitir vibraciones positivas, que hacen que más cosas buenas empiecen a sucedernos, precisamente porque ahora has puesto tu atención en todo lo bueno que estás teniendo.

Y como te dije en un inicio, “todo en lo que pones tu atención, energía y foco se expande, sea positivo o negativo”.

Ahora mismo, detén tu lectura por cinco minutos y agradece profundamente por cinco cosas que puedes disfrutar en este momento…

¿Te ayudo?

La computadora, laptop, Tablet o teléfono que tienes frente a ti.

El internet que nos permite conectarnos ahora mismo a través de estas palabras.

Tus ojos que pueden leer.

El aire que estás respirando.

El espacio donde estás ahora.

Etc, etc, etc.

Para sentir un profundo agradecimiento, usa frases como:

  • Me siento profundamente agradecida por…… porque….
  • Estoy inmensamente agradecida por… porque…

Por ejemplo,

Me siento profundamente agradecida por la computadora que tengo en este momento porque me permite escribir estas palabras y transmitir todo lo que quiero decir.

Me siento inmensamente agradecida por el tiempo que te has tomado en este momento para leer este artículo y seguir mejorando tu vida 😉

Y con esto me despido, espero que estas estrategias te ayuden tanto como a mí.

No olvides dejarme tus comentarios, aquí debajo.

¿Aún no has descargado mi Clase Gratuita? “Los 5 Errores que te Mantienen Alejada de tus Sueños y Cómo Solucionarlos de una Vez por Todas”Puedes acceder GRATIS aquí.

Con cariño,

Recupera tu Poder

Acerca de Vicky Villa

cropped-Vicky-Villa.jpgAyudo a mujeres cansadas e insatisfechas de la vida que tienen y están deseosas de impulsar un gran cambio.

A través de mi experiencia y estrategias poderosas que he aplicado en mi propia vida, te ayudo a recuperar la confianza y seguridad en ti misma, mientras te enseño a descubrir y desarrollar al máximo el potencial que existe en tu interior para crear la vida de amor, libertad y prosperidad que siempre has deseado. Descubre cómo puedo ayudarte, aquí.

 

"Los 5 Errores que te Mantienen Alejada de tus Sueños...
y Cómo Solucionarlos de Una Vez por Todas"

 En esta Clase Gratuita descubrirás:

Por qué vivir complaciendo evita que logres tus metas.
El secreto que te mantiene estancada y alejada de tus sueños ... y cómo aumentar la confianza en ti para que los logres.
La razón por la que tus sueños no se hacen realidad.
En que debes primero enfocarte para lograr tus sueños – y no es lo que imaginas.
Compártelo:

Artículos relacionados que te pueden interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *